Desde el nacimiento hasta los 6 meses la alimentación del bebé debe consistir en lactancia materna o artificial a demanda y en exclusiva.

  • A demanda significa que se ofrecerá el pecho o el biberón de manera frecuente de día y de noche y será el bebé el que decida cuando y cuanto comer. Es por tanto un mito que los bebés tengan que comer cada 3 horas o que deben mamar 10 minutos de cada pecho.

  • En exclusiva significa que no se le ofrecerá al bebé ningún otro alimento que no sea la leche materna o la leche de fórmula.

Por desgracia hay en el mercado productos poco saludables como algunas galletas que están destinados a público infantil donde ponen que se pueden ofrecer desde los 4 meses. La recomendación con estos productos es evitar su consumo, y mucho más antes de los 6 meses.

Alimentación complementaria (AC)

Como vimos en el post de Baby led weaning, a partir de los 6 meses aproximadamente empieza la alimentación complementaria.

La alimentación complementaria (o diversificación alimentaria) consiste en empezar a ofrecer al bebé alimentos diferentes a la leche materna o a la leche de fórmula.

¿Como sabemos que nuestro bebé está preparado para empezar con la AC?

Se debe cumplir:

  • Que el niño se mantenga sentado y con la cabeza erguida

  • Que haya desaparecido el reflejo de extrusión que es el reflejo que hace que los bebés empujen hacia fuera con la lengua cuando se meten algo en la boca

  • Que tenga la suficiente coordinación para llevarse la comida a la boca con su mano

¿Por qué alimentos debemos empezar?

Es una de las dudas más frecuentes cuando empezamos con la AC. Realmente no hay un orden único para introducir los alimentos. Sí debemos tener en cuenta que entre alimentos nuevos debemos dejar entre 3 y 5 días para poder detectar posibles reacciones adversas.

No hay evidencia hoy en dia para recomendar el retraso en la introducción de alimentos potencialmente alergénicos, ni siquiera en niños con antecedentes de alergias alimentarias, atopia o asma. Se puede introducir también el gluten a partir de los 6 meses.

Es importante recordar que la alimentación complementaria, como su propio nombre indica, no sustituye a la lactancia, sino que la complementa. De hecho, la leche materna o de fórmula seguirá siendo la principal fuente de nutritiva del bebé hasta aproximadamente los 12 meses.


La OMS recomienda la lactancia materna exclusiva durante seis meses, la introducción de alimentos apropiados para la edad y seguros a partir de entonces, y el mantenimiento de la lactancia materna hasta los 2 años o más.

¿A qué debemos prestar atención cuando empezamos con la alimentación complementaria?

  • Los nuevos alimentos se incorporarán de manera progresiva y en pequeñas cantidades.

  • Intentar hacer las comidas en familia, con tiempo suficiente y ambiente relajado

  • Tanto si optamos por Baby-led Weaning como por triturado, se recomienda respetar las señales de hambre y saciedad del niño.

  • No premiar con comida

  • No comparar a un niño con otro, ya que el apetito es muy variable aún entre niños de la misma edad.

Recomendaciones nutricionales de los 6 a los 12 meses

  • No añadir ni azúcar, ni miel ni edulcorantes

  • No añadir sal a las comidas

  • Se puede empezar a ofrecer agua, no zumos ni otro tipo de bebidas

  • No ofrecer leche de vaca

  • Las acelgas y espinacas no se ofrecerán hasta los 12 meses por su concentración de nitratos

  • No se ofrecerán pescados azules grandes (tintorera,pez espada, atún y cazón) antes de los 3 años por su contenido en mercurio

  • Evitar que consuman carne de animales cazados con munición de plomo y las cabezas de crustáceos como gambas por su contenido en cadmio

  • No ofrecer bebida de arroz ni tortitas de arroz por su contenido en arsénico

  • Ojo con los productos típicos para bebés tipo “Mi primera galleta” ya que suelen ser muy poco saludables

¿BLW o triturados?

Como ya hablamos en posts anteriores, cada vez más familias optan por el Baby-led weaning que consite en ofrecer al bebé los alimentos sin triturar, cocinados y cortados de manera que sea seguro para que el mismo los coja con su manito y se los lleve a la boca.

Tenéis más información sobre este método, con sus ventajas en inconvenientes en este post.

La elección de uno u otro método dependerá de la situación particular de cada familia siendo ambas opciones válidas.

A partir del año:

  • Se puede empezar a ofrecer leche de vaca entera o bebida vegetal (con excepción de la de arroz) en el caso de niños veganos. Las leches de crecimiento no son necesarias.

  • Introducimos acelgas, espinacas y remolacha

  • Seguimos ofreciendo agua, no zumos ni refrescos

  • La OMS recomienda continuar con la lactancia materna por lo menos hasta los 2 años y a partir de ahí, hasta que la madre y el niño quieran.

  • Se puede añadir un poquito de sal yodada a las comidas

A partir de esta edad la alimentación del niño será prácticamente igual a la del resto de la familia, con pequeñas adaptaciones:

  • Ojo con alimentos que pueden causar atragantamientos (frutos secos enteros, frutas desecadas, salchichas, alimentos esféricos, verduras crudas,…)

  • Hasta los 3 años no ofreceremos pescados azules grandes, bebidas de arroz ni tortitas de arroz

  • Evitar alimentos azucarados o edulcorados

  • Evitar alimentos ultraprocesados como galletas, bollería, salchichas, fiambres o refrescos. Hay muchas alternativas saludables a estos productos para las meriendas de los niños.

Si tienes dudas sobre alimentación infantil y necesitas asesoramiento nutricional, no dudes en ponerte en contacto conmigo.

Bibliografía