,

La importancia de los buenos hábitos

Dancing Silhouettes

Algunas de las  frases más escuchadas en las consultas de nutrición son  del estilo de “yo he hecho todas las dietas que existen, la Dukan, la disociada, la del grupo sanguíneo,…”,  “yo llevo toda la vida a dieta” y otras similares. Es decir, nos encontramos en la consulta con pacientes que llevan años (muchos años en la mayoría de los casos), empezando un plan dietético que siguen durante un tiempo para luego volver a sus hábitos anteriores y recuperar el peso perdido.

Esto no es nada nuevo, ni para los dietistas ni para los pacientes, pero eso no quiere decir que no tenga solución.

Cuando una persona acude a la consulta de un dietista-nutricionista es porque tiene un objetivo, puede ser que quiera perder peso, puede ser que necesite mejorar sus niveles de colesterol (o de tensión arterial, o de azúcar,…), puede ser que busque mejorar el rendimiento deportivo, mejorar su alimentación, etc.

Cada persona es diferente, y por lo tanto cada paciente también lo será. Por ello el asesoramiento que te recibas de tu dietista-nutricionista tiene que ser individualizado. Hay que trabajar la alimentación, por supuesto, pero también hay que proporcionar estrategias para que se produzca un cambio de hábitos.

Aunque no sea lo que muchos pacientes quieren escuchar, iniciar un programa de pérdida de peso como algo transitorio que hago durante 2 semanas o 2 meses “hasta que me quito los kilos que me sobran y después ser libre” para volver a mi vida anterior es una pérdida de tiempo, de dinero y puede que de salud.

Si nos paramos a pensarlo un momento, una persona que confiesa haber hecho todas las dietas del mundo o llevar toda la vida a dieta y que sigue teniendo sobrepeso, sabe que las estrategias que ha llevado hasta ese momento no funcionan.

Si quieres resultados distintos, no hagas siempre lo mismo — Albert Einstein

Una vez que hemos asumido que el planteamiento tradicional para la pérdida de peso no funciona, toca hacer algo diferente.

Nadie tiene la fórmula mágica, pero uno de los pasos fundamentales en el que los expertos cada vez inciden más es en el “cambio de hábitos”.

Cambiar un hábito no es algo fácil ni inmediato, porque son conductas que hemos adquirido a base de repeticiones continuas. Primero tienes que saber qué hábito/s necesitas eliminar o introducir. ¿Quieres dejar de comer bollería y dulces? ¿Quieres introducir más actividad física en tu vida? ¿Quieres comer más fruta y verdura?

Estos cambios que hagas en tu vida son los que realmente van a marcar la diferencia entre un plan dietético que funciona y uno que no.

Olvídate ya de la operación bikini, de dietas milagro, de perder 5 kg en una semana y barbaridades del estilo. No juegues con tu salud. Dirige tu vida hacia rutinas más saludables, consulta con tu dietista-nutricionista para que te proporcione estrategias que te ayuden a introducir buenos hábitos en tu vida y …

¡NUNCA MÁS TENDRÁS QUE ESTAR A DIETA!

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *