, ,

Cuídate en vacaciones

summer time

Llega por fin el verano y con él las esperadas vacaciones. Es habitual  pensar en las vacaciones de verano como un paréntesis dentro de tu vida cotidiana en el que puedes despreocuparte de casi todo, incluido lo que comes.

¿Por qué pasa esto?

Ocurre muy a menudo que cuando  una persona quiere perder peso se plantea “hacer una dieta durante cierto tiempo o hasta alcanzar cierto kilos y después volver a sus rutina anterior”. La consecuencia de ponerle fecha de caducidad a las dietas es que no instauran buenos hábitos que puedan llevarse a cabo a lo largo de la vida.

Como he dicho siempre en este blog y como le digo a mis pacientes, lo importante es adquirir hábitos  saludables, una vez que el hábito esta instaurado, deja de ser “un sacrificio” para ser nuestra rutina.

¿Cómo me puedo cuidar estando de vacaciones?

  • Lo primero, cambia el chip, no es incompatible comer bien con comer rico o pasárselo bien.
  • Si te vas de vacaciones a algún sitio donde vayas a cocinar (casa rural, apartamento de la playa, a tu casita del pueblo,…) intenta organizar en la medida de lo posible las comidas. Cuanto menos improvises, mejor.
  • Intenta no tener en casa comida poco saludable (snacks, refrescos, dulces,…)  para no caer en la tentación cuando llegues hambriento de la playa o de la piscina.
  • Llena la nevera (la que te llevas a la playa y la de casa) de frutas de temporada; sandía, melón, melocotón, nectarina, ciruelas,…
  • Bebe agua. Las “cervecitas” y los refrescos no deben ser tu manera habitual de calmar la sed.
  • Muévete mucho. Ahora si que no hay excusas, tienes tiempo. Sal a pasear, nada, monta en bici, juega con tus hijos,…
  • Cuidado con los bufet libre, esta comprobado que cuanto más disponible y accesible está la comida, mayor ingesta hacemos. Piensa en lo que vas a comer antes de tener hambre. Puedes utilizar un plato de postre para controlar mejor las cantidades.
  • No te olvides que las verduras deben ser base en tu alimentación; una crema fría, una ensalada, unas verduras a la plancha,.. en la variedad está el gusto.
  • Si comes carne, elige carnes magras  y que te las preparen a la plancha, a la brasa o al horno. Lo mismo con el pescado.
  • Evita los rebozados, los  fritos y las salsas grasas.
  • El alcohol son calorías vacías y el vino lleva alcohol, ni es cardiosaludable ni necesario. En todo caso es de consumo ocasional.
  • Ojo con los postres, si tienes opción de pedir una pieza de fruta mucho mejor, si no siempre puedes pedir un postre para compartir.

Un último consejo

¡¡¡Disfruta de las vacaciones y descansa para volver con las pilas cargadas!!!

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *