Alimentación durante el embarazo

Barriga de mujer embarazada

Aprovechando que este domingo es el día de la madre, queremos responder a algunas de las preguntas que se suelen hacer las futuras mamás sobre la alimentación durante el embarazo.
Si estás embarazada, la alimentación es un elemento esencial que debes tener en cuenta. Muchas mujeres tienen dudas respecto a lo que pueden y no pueden comer y no siempre saben dónde obtener información veraz.
Hoy intentaremos resolver algunas de las dudas más frecuentes que pueden surgir en torno a este tema. Pero si necesitas más información, si tienes alguna patología asociada a la alimentación o si necesitas una pauta nutricional concreta lo mejor es que recurras a un dietista-nutricionista para que, junto a tu médico y matrona puedan darte la mejor orientación posible.

El mercurio ¿Qué pescados son seguros para comer y con qué frecuencia?

El mercurio es un contaminante ambiental que está presente en pescados y mariscos, en su mayor parte en forma de metilmercurio. El metilmercurio es tóxico para el sistema nervioso y especialmente para el desarrollo cerebral. La toxicidad del metilmercurio radica en que se disuelve fácilmente en grasa y es capaz de atravesar la placenta pudiendo causar problemas en el feto.

La  recomendación de la  AECOSAN (Agencia Española de Consumo, Seguridad alimentaria y Nutrición) sobre el consumo de pescado en embarazadas alerta sobre las especies de lucio, atún rojo,  pez espada y tiburón. Lo que recomienda esta agencia  es evitar su consumo tanto durante el embarazo como en la lactancia y también  en los niños menores de 3 años.

El resto de pescados sí son recomendables y  aportan muchos beneficios (proteínas y grasa de alta calidad, ácidos grasos omega 3, vitaminas A, D, E, B6 y B 12,…), eso sí, es importante  que todo el pescado que consumas esté bien cocinado.El pescado ahumado, el sushi o cualquier pescado crudo está desaconsejado durante el embarazo por la posibilidad de  infecciones con bacterias peligrosas como Listeria Monocytogenes.

La toxoplasmosis, cómo prevenirla

La toxoplasmosis es una enfermedad causada por el parásito Toxoplasma gondii.  Esta enfermedad muestra síntomas parecidos a la gripe, aunque gran parte de las personas que se infectan por este parásito nunca llegan desarrollar sintomatología. En cambio, en embarazadas o en personas con el sistema inmune comprometido, esta infección sí que puede revestir gravedad.

Las medidas de prevención para la toxoplasmosis son:

  • Evita las carnes crudas o poco cocinadas  y los  embutidos  crudos curados (salchichón, chorizo, jamón curado,…).
  • Lava bien los utensilios de cocina.
  • Desinfecta todas las frutas y vegetales.
  • No bebas leche ni lácteos sin pasteurizar.

Además si tienes gato debes tomar algunas medidas de precaución:

  • No dejes  que tu gato salga fuera de casa.
  • Nolo  alimentes con ningún producto cárnico crudo o poco cocinado.
  • En la medida de lo posible es mejor que sea otra persona la que le limpie la arena. Si lo tienes que hacer tú, usa guantes y mascarilla y lávate bien las manos una vez que hayas terminado.

Huevo crudo y salsas hechas con huevo crudo

El peligro en este caso es la posible infección con Salmonella. Lo mejor es evitar cualquier salsa fabricada con huevo crudo (mayonesa, salsa césar,…) además de los merengues, tiramisú, helados caseros, etc,… También hay que tener cuidado cuando se consumen el huevo en tortilla,  hay  que fijarse que  esté bien cuajado y no crudo.

Productos lácteos sin pasteurizar

Como ya hemos indicado cuando hablamos de la toxoplasmosis, hay que tener cuidado de no consumir leche cruda ni lácteos sin pasteurizar. Además del Toxoplasma gondii, estos productos también pueden estar contaminados con una bacteria llamada Listeria monocytogenes que es capaz de atravesar la placenta y producir daños en el feto.

Se deben de evitar los quesos frescos o de pasta blanda (Brie, Camembert, tipo Burgos o quesos latinos, mozzarella y quesos azules) si en la etiqueta no especifica que estén hechos con leche pasteurizada, también los quesos rallados o loncheados industriales. Además debemos quitar la corteza de todos los quesos.

Alcohol

Ninguna cantidad de alcohol es segura en el embarazo. Evitarlo completamente es la mejor opción.

Cafeína /Teína

Si estas embarazada deber limitar la cantidad de cafeína a no más de 200 mg al día. Se pueden consultar los contenidos de cafeína de las bebidas más habituales aquí (español) y aquí (inglés) y  tu consumo de cafeína aquí.

 Suplementación

Hay que tener cuidado de no tomar ninguna suplementación sin consentimiento del médico. Lo más  habitual es que el médico nos paute suplementos de ácido fólico y en algunos casos puede que hierro o yodo.

Es importante recalcar que las infusiones y los suplementos “naturales” pueden ser peligrosos durante el embarazo, evita tomarlos sin consultar previamente con tu doctor.  Recuerda que el hecho de que un producto sea “natural” no significa ni mucho menos que sea inocuo.

 

Para resumir toda esta información y tenerla siempre a mano, la AECOSAN ha editado un tríptico que puede ser de utilidad. Se puede descargar en este link: Tríptico sobre alimentación segura en el embarazo

¡FELIZ DIA DE LA MADRE!

 

Mi agradecimiento a una mamá muy especial porque gracias a ella yo soy tía de las dos niñas mas bonitas del mundo, y a una futura mamá por hacerme partícipe de  su experiencia con esto del embarazo y la alimentación. Gracias Iri y Alba por vuestra colaboración.

 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *