,

Actividad física y salud, una pareja inseparable

Muevete

La semana pasada se celebraron el #Diamundialdelasalud y el #Diamundialdelaactividadfisica. Por ello y porque estamos convencidos de que no hay salud sin actividad física, vamos a hablar hoy de la importancia de llevar una vida activa.

Los beneficios de llevar una vida activa van mucho más allá de la ayuda que puede suponer a la hora de bajar de peso. Según datos de la Organización mundial de la Salud, la actividad física regular mejora el estado muscular y cardiorrespiratorio, mejora la salud ósea y funcional, reduce el riesgo de HTA, accidentes cerebrovasculares, diabetes, cáncer de mama, cáncer de colon y depresión, además que reduce el riesgo de caídas y fracturas vertebrales y de cadera.

Si te parecen pocos motivos para empezar a moverte vamos a ver los riesgos de la “inactividad física”: volviendo a citar a la OMS:

La inactividad física es el cuarto factor de riesgo de mortalidad más importante a nivel mundial, y provoca cada año 3,2 millones de muertes.

Las recomendaciones oficiales son 60 minutos diarios de actividad física moderada o intensa para niños o adolescentes y 150 minutos semanales de actividad moderada para adultos. La realidad es que estamos muy lejos de llegar a esas cifras.

A nivel mundial, uno de cada 3 adultos no llega al nivel mínimo de actividad física. En España según datos de la Encuesta nacional de Salud el 38,8% de los hombres y el 49,8% de las mujeres se declaran sedentarios.

Una mención aparte lo merece el sedentarismo de los niños y adolescentes. Según datos publicados en la revista Nutrición Hospitalaria, solo el 26,6% de los niños en edad escolar cumplen las recomendaciones de actividad física y no sobrepasan las dos horas diarias de actividades sedentarias. Esto, junto a los malos hábitos a la hora de comer, se traduce en unas cifras de obesidad infantil que no hacen más que aumentar (en 1990, 30 millones de niños menores de 5 años tenían sobrepeso, en 2013 esta cifra subió hasta los 42 millones).

Hay que recordar que un niño con obesidad tiene una alta probabilidad de convertirse en un adulto obeso. La solución a este problema no es sencilla, pero un factor determinante es el ejemplo que obtienen los niños del entorno familiar. Está comprobada la relación entre la actividad física que hacen los padres y la que hacen sus hijos. Así los hijos de madres activas tienen hasta dos veces más posibilidades de ser activos y si ambos progenitores son activos la posibilidad de un nivel óptimo de actividad física sube hasta el 5,8 veces mayor. Tengas o no sobrepeso, llevar una vida activa (y unos buenos hábitos a la hora de comer), no solo va traer beneficios a tu salud, sino que estarás dando el mejor ejemplo para que tus hijos sigan tus pasos.

Os dejamos con una frase de Edward Smith- Stanley:

Those who do not find time for exercise will have to find time for illness

cuya traducción sería:

Aquellos que no encuentran tiempo para el ejercicio tendrán que encontrar tiempo para la enfermedad

 

¡FELIZ DÍA MUNDIAL DE LA SALUD Y DE LA ACTIVIDAD FÍSICA A TODOS!

 


BIBLIOGRAFÍA
  • www.who.com
  • Revista Nutrición Hospitalaria v.25 n.5 S. Villagrán Pérez1, A. Rodríguez-Martín, J.P. Novalbos Ruiz, J. M. Martínez Nieto y J. L. Lechuga Campoy.
  • Encuesta nacional de salud 2011-2012. INE. Ministerio de Sanidad, servicios sociales e igualdad
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *